¡Primero los medios!

Entrevista con Victor Echeverría.

Por Andrés Roberto González.

      La madrugada del 21 de agosto del 2006, y tras la destrucción que llevaron a cabo elementos de la Policía Federal a la antena del Canal 9, ubicada en el Cerro del Fortín, la APPO escenificó toda una mudanza, donde profesores y brigadistas del movimiento se trasladaron a la calle de Nezahualcóyotl, en la colonia Reforma, para tomar las instalaciones de una de las estaciones de radio con mayor alcance en el estado de Oaxaca, Radio La Ley.

Imagen obtenida desde Internet.

Logo de Radio La Ley. Imagen obtenida desde Internet.

      Víctor Echeverría estaba ahí, en ese amanecer. Relata que uno de los núcleos de información que tenía la APPO, era precisamente TV APPO, al frente de las mujeres que tomaron la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión.

    El pasado 23 de febrero de 2014, me acerqué al hogar de Víctor, donde me recibió con mucha amabilidad, y se dispuso a contarme su experiencia vivida en el año 2006, en la toma de medios, por parte del movimiento social oaxaqueño. Me narra lo siguiente:

     “Miriam y yo, (Miriam es mi hija) y siempre estábamos escuchando la radio en un “radiecito” y nos empezaron a decir que necesitaban gente en las antenas, entonces Miriam me habló `Papá vamos´, pero ya en el camino nos hablaron unos amigos y nos dijeron que mejor nos fuéramos a las instalaciones de Radio La Ley. Ahí llegamos aproximadamente a las 5 de la mañana, y ya estaba ahí un grupo de aproximadamente 50 compañeros”.

     Los manifestantes sorprendieron a los vigilantes de la estación que se encontraban resguardando la misma y el grupo de activistas, se apoderó de las instalaciones. La decisión que debían hacer en ese instante, era quién iba a ingresar a la cabina para iniciar una transmisión desde un medio de comunicación ya en manos de la APPO. “En ese momento apareció la maestra Carmen López, que fue la que en primera instancia utilizó el micrófono. Había que reconocer el ingenio de los compañeros, porque nosotros difícilmente sabíamos cómo operar una consola, o los aparatos, o el micrófono, pero como siempre en la APPO había ingenio y gente que sabía hacer de todo y echaron a andar Radio La Ley”, recordó Echeverría.

     Inmediatamente después, se bloquearon las calles que rodeaban las instalaciones, y Victor Echeverría, junto con otros militantes activistas, se dirigieron a otras estaciones de radio para también tomarlas. Afirma que todo esto se dio como respuesta a la decisión que tomó el gobierno del estado de sacar del aire TV APPO con la destrucción de antena transmisora. Se apoderaron de otro grupo radiofónico de gran alcance de escuchas en el estado, la estación de Grupo ACIR.

Imagen obtenida desde Internet.

Afuera de las instalaciones de GrupoACIR. Agosto 2006. Imagen obtenida desde Internet.

    Aproximadamente a las 9 de la mañana, ya eran 12 las estaciones de radio que la APPO había tomado para transmitir su información y demandas. Las estaciones eran: Radio Oro, Magia 680, Tú FM, La Grande 89.7, Estéreo Cristal, La Ley 710, Estéreo & Éxitos AM/FM, Radio Mexicana, Súper Q 101.1 FM, Dimensión 820 AM, La Grande de Oaxaca y La Tremenda de Oaxaca. Sin embargo, aclara Echeverría que la más importante por su impacto y cobertura fue Radio La Ley.

     A partir de entonces, surgieron rumores de que la policía y el ejército podían entrar para reprimir las acciones que estaban llevando a cabo los protestantes con la toma de medios, por lo que los integrantes del movimiento, bloquearon con cuatro camiones, en forma de barricada, el crucero que está en la calzada Licenciado Eduardo Vasconcelos, uno de  los más importantes de la ciudad.

     Recalca Echeverría, la fuerza que tomó la estación, gracias a la organización que entonces era adecuada para llevar a cabo su repertorio de acción. Radio Plantón, en el cuadrante 91.5 FM, aún con sus fallas técnicas y caídas de señal, y Radio La Ley 710 AM, eran los medios de comunicación más importantes según el entrevistado.

     Mediante ésta estación, se crearon programas, que no sólo servirían como hilo de información sobre lo que acontecía para los militantes, sino también diseñaban contenidos sobre lo que los activistas consideran que deben difundir los medios masivos de comunicación. Programas políticos, culturales, pedagógicos, una barra infantil, entre otros, eran lo que intentaban proyectar a la ciudadanía que escuchaba la transmisión de la que dejó de llamarse Radio La Ley, y la APPO nombró: “La Ley del Pueblo”. Dentro de la programación, destacó el trabajo de Pedro Córdoba, conductor del programa “No pasarán”, y la profesora Carmen López Vázquez, vocera del movimiento.

     En la noche “El vigía” era el programa donde diferentes personas de las colonias llamaban a la estación para reportar algún percance o sospecha de intentos de represión por parte de las autoridades. De esta manera, la información fluía las 24 horas y la comunicación entre los integrantes de la APPO y el pueblo en general, era cercana.

    “La Ley del Pueblo”, aclara Echeverría, surge de manera insurgente y revolucionaria, se alimentaba de alguna manera con música cubana, pasaban citas del Ché Guevara, o del movimiento Zapatista, entre otras movilizaciones. Al mismo tiempo que se comunicaba, se proporcionaba información de insurgencia y resistencia civil. Intentaban plantear esta situación de revolución para que no existiera duda sobre la ingobernabilidad que reclamaban los integrantes del movimiento, con el intención de que el objetivo de destituir a Ulises Ruiz de su cargo fuera logrado.

     Existió mucha cobertura en todas partes, porque no era una estructura como la de los noticieros oficiales, y los mismos compañeros, se convertían en reporteros aficionados, tomando fotos de lo que sucedía en cada rincón del estado, como la muerte del reportero estadounidense Brad Will, que a través del teléfono celular, se difundió rápidamente la información llamando a las estaciones de radio.

     “Cuando balacean La Ley, donde muere uno de los compañeros, pues inmediatamente se supo, por eso nos movíamos tan rápido. `En este momento están atacando tal parte, compañeros, vengan, órale, vamos´y todos llegábamos al lugar de los hechos, entonces los reporteros, era la misma gente” recordó, con seriedad en el rostro, Víctor Echeverría.

     El celular fue el aparato fundamental para la comunicación interna. Así se comunicaban los militantes dentro del movimiento. Sin embargo, recuerda Echeverría que el gobierno también actuaba y muchas veces les bloqueaban la señal de los teléfonos móviles. Sin embargo, afirma que siempre fueron capaces para de alguna manera saber dónde se encontraban los compañeros en todo momento.

    Se utilizaron también claves con cuetes. Un cuete, significaba alerta; dos, precaución; el tercero, ataque. Pero el uso de estos artefactos explosivos para comunicar, provocó que los oponentes al movimiento, señalaran que no eran cuetes, sino balazos por parte de los integrantes del grupo de protesta. Al respecto, el activista comentó: “Eso yo siempre lo he dicho, el movimiento de la PPO, jamás disparó en contra de nadie, nos defendíamos con lo que podíamos, con piedras, con orquetas…”

     En las barricadas convivían familias enteras. Aseguró el entrevistado que él sabía que su mamá estaba en la barricada porque le hablaba por teléfono, o porque mandaban saludos a los programas de las estaciones de radio tomaban, incluso pedían canciones para amenizar las noches, o los momentos difíciles.

    Echeverría recuerda que tuvo la oportunidad de charlar con reporteros que llegaban de Estados Unidos, de Japón y de otras partes del mundo. Era la oportunidad para que el movimiento no sólo se conociera en todas partes, sino que trascendiera y adquiriera mayor relevancia para que no sólo se tomara como un conflicto interno “pero creo que nos faltó el último jalón” dijo el activista.

     “Yo no sé si en mi vida yo vuelva a ver esta posibilidad. Yo siempre he pensado como activista político que esto debiera pasar en el país, o sea esto que pasó en Oaxaca” (Entrevista Echeverría, 2014)

     El 2 de noviembre, cuando comenzó la amenaza de que la Policía Federal entraría a C.U., la APPO se reunió en la UABJO. Las autoridades intentaron ingresar a Radio Universidad para sacar del aire sus transmisiones,  y el pueblo de Oaxaca que se reunió en el lugar, protegió a la Universidad por la Autonomía que representa el centro educativo. Radio Universidad era el escudo de muchos activistas.

     “Ahí debemos destacar la actitud de la que en ese entonces era el Rector que era Neri, (Francisco Martínez Neri) y llegamos estudiantes, padres de familia, y más. Fue una de la que pensamos, la gran derrota de la Policía Federal, porque a pesar que hicieron todo lo posible, la fuerza de la cantidad de la gente, los piedrazos y todo eso, los hizo retroceder” recalcó con nostalgia el actor social.

     Dentro de los conflictos en el movimiento, Echeverría denuncia que hubieron traidores dentro del mismo. Narra que a él le tomaron fotos para presentarlas en un centro de investigación policiaca, y había gente que sólo iba a escuchar lo que se decía en las reuniones para después infiltar la información con los oponentes. El movimiento se empezó a sectorizar, y existió lucha de posiciones ideológicas y del poder por el poder. Se repitieron los patrones contra los que el mismo movimiento estaba luchando del sistema establecido.

      El 25 de noviembre Victor Echeverría se encontraba en una marcha y se concentró con sus compañeros cerca de la Iglesia de Santo Domingo, en el Centro Histórico de la ciudad. Había información de que el ejército y la Policía Federal estaba avanzando hacia donde ellos se ubicaban. Comenzaron a acarrear palos y piedras. “Sentíamos que venía la gran represión” recordó el ex integrante de la APPO.

     Durante la brutal represión del 25 de noviembre, Echeverría logró esconderse en un pequeño espacio, una pequeña puerta que abrió un vecino de la zona. Al interior había mucha gente herida, que no podía ver por el gas lacrimógeno que fue lanzado contra ellos. Las fuerzas represivas de Ulises Ruiz quemaron varios locales. Había mucho miedo, la gente rezaba. Estuvieron encerrados, escondidos, por más de dos horas.

     Mientras todo esto sucedía, Victor no sabía que pasaba en Radio La Ley, la comunicación se había perdido y todo era un caos. Más de 100 compañeros de Echeverría fueron presos y llevados a Tepic, Nayarit. La represión no sólo era masiva sino también selectiva, lo que ocasionó que muchos integrantes del movimiento decidieran alejarse. Hasta ese momento, Victor Echeverría vivió la represión: “Debemos reconocer que no fuimos capaces de enfrentarla porque no estamos preparados. Nuestras piedras y nuestras mentadas de madre, no sirven para nada”

Represión del 25 de noviembre de 2006. Centro Histórico de Oaxaca. Imagen obtenida desde Internet.

Represión del 25 de noviembre de 2006. Centro Histórico de Oaxaca.    Imagen obtenida desde Internet.

     Reconoció el activista que hizo falta organización en el movimiento. muchos estaban convencidos de que el objetivo principal se lograría, pero no fue así. Afirmó Echeverría que “la lectura de los siguientes escenarios nos falló, creímos que en ese momento  la Cámara de Diputados o de Senadores iba a resolver el desconocimiento de Ulises Ruiz”. Así mismo, siente que el pueblo le dio la espalda al movimiento tras no logran el objetivo principal. La gente se volteó también en contra del magisterio. Menciona que hubo hartazgo de un sector de trabajadores de la educación.

     Cabe recalcar que el activista mencionó la importancia que tiene hoy el uso de las redes sociales, y dijo que estas plataformas como medios alternativos pudieron haber generado otros resultados en la protesta de la APPO: “Si en 2006 las redes sociales hubieran estado como están hoy en este momento, el triunfo hubiera sido de nosotros y reconozco que hoy ante el diseño que hacen los canales de televisión, les hubiéramos podido responder”.

     La lectura que le deja la toma de medios en el 2006 en Oaxaca, a Victor Echeverría, es el darse cuenta que “los medios de difusión son la clave para el triunfo de una revolución”. Señala que ahora es necesario contrarrestar las campañas de Televisa y T.V. Azteca donde exhiben a los maestros como el peor enemigo del pueblo, y que han impulsado la Reforma Educativa.

     Víctor Echeverría siente que las limitantes del movimiento fueron organizativas y estructurales: “Nos faltó organización, nos faltó gente que tuviera el conocimiento de los medios masivos de comunicación para que se creara un esquema, que lograra algo más de lo que logramos nosotros en ese momento. O sea un proyecto que creara barras y se fuera directamente a la conciencia del pueblo”

     A través de los medios de comunicación, sobre todo alternativos, recalca Echeverría, se pueden cambiar conciencias y fue lo que la APPO intentó proyectar. Por eso decidieron tomar los medios de comunicación. Para que la gente escuchara lo que no sabía, o no se había querido enterar. La línea de comunicación se intentó mediante secuencias de diálogos, debates, foros, eventos culturales. En Radio La Ley, todos locucionaban, todos participaban y, afirma el activista, que “eso era lo maravilloso del movimiento”.

Imagen obtenida desde internet

Afuera de las instalaciones de Radio La Ley.      Imagen obtenida desde internet

     La organización que hizo falta, se puede lograr, en palabras de Echeverría, “con la ayuda de los medios. Apoyarse de Internet, medios alternativos, Twitter, sí se puede lograr una gran organización, eso es”.

     “Debería de servir de precedente, en cualquier otro estado, en cualquier otro país. Primero son los medios de comunicación. Eso nos debe quedar muy claro, el golpe más importante que le pudiéramos dar a los dueños del dinero, son los medios de comunicación […] hoy el Twitter, el whats, el Facebook, y demás medios alternativos, son oro molido” destacó el actor social.

     Para Victor Echeverría, el movimiento de resistencia social, aún continúa vigente. Se ha creado un grupo social llamado Full. Sin embargo, la APPO, como tal, porque los intereses y los objetivos iniciales ya no son los mismos, ya no existe. La charla concluyó con un agradecimiento sincero por parte de “tacticasappo132”, creadores de este blog, y con un rico panqué acompañado de café.

#YoSoy132: ¿éxito o fracaso?

Por Marcelino Nieto

 

yo-soy-132-logoLa mayoría de las veces, el éxito o el fracaso de un movimiento social es medido por la opinión pública, con respecto al logro de sus objetivos principales. Movilizaciones internacionales como el 15-M en España o el #YoSoy132 en México, han sido un par de fenómenos que en lo concreto, no lograron las metas a corto plazo que demandaban, como el hecho de lograr un sistema político más democrático en el caso de los indignados, o impedir la llegada del candidato Enrique Peña Nieto a la presidencia con la primavera mexicana.

A dos años del movimiento estudiantil en México, habría que preguntarnos ¿qué aspectos en la sociedad mexicana han cambiado a raíz del #YoSoy132? Los detractores, generalmente tienen la idea de que el movimiento que surgió a partir de la presentación de Peña Nieto en la Ibero, fracasó ese 2 de julio de 2012 , cuando el PRI regresó al poder.  Existen varios factores, que a dos años de la efervescencia de la juventud mexicana, podrían ser considerados como resultados directos de lo sucedido en 2012.

En primer lugar, la relación entre medios masivos de comunicación y la sociedad mexicana ha tenido una gran separación a partir de que la ciudadanía descubriera el potencial de las redes sociales como un espacio horizontal en el que el usuario es creador y receptor de información. Como consecuencia, las empresas de comunicación han ido perdiendo legitimidad, debido al aspecto unidireccional que las caracteriza, lo que ocasiona que la palabra del comunicador frente a la pantalla sea considerada como una verdad absoluta.  

Aunque actualmente la audiencia de los programas informativos de los grandes medios de comunicación siga siendo la mayoría, es un hecho que compañías como Televisa o Tv Azteca, en el aspecto televisivo, irán perdiendo rating gracias a las nuevas tecnologías que se encuentran al alcance de la sociedad, como el Internet.

La experiencia vivida en los meses de mayo y junio del 2012 ha hecho que una generación de mexicanos ya no tenga a los “caducos”, Joaquín López Dóriga o Javier Alatorre  como referentes periodísticos. Las posibilidades del usuario de Internet son inmensas, al tener a la mano portales, blogs y páginas de la mayoría de medios informativos del mundo, y de esta manera crear una opinión a partir de la gran diversidad de propuestas periodísticas.

Otra característica que ha dejado el #YoSoy132, es la reforma en telecomunicaciones, que aunque no fue únicamente por la presión en cuanto a la democratización de los medios por parte del movimiento, es claro que el fenómeno social del 2012 fue un factor clave para que el debate sobre los medios de comunicación fuera discutido en el espacio público.

            Los seguidores del movimiento estudiantil aún no pueden festejar una apertura en los medios de comunicación, ya que apenas nos encontramos en el transcurso de legislación secundaria, proceso en que los poderes fácticos presionarán para que existan condiciones legales favorables para las empresas de comunicación. La reforma promulgada por el Partido Revolucionario Institucional, no vislumbra un panorama de apertura mediática en su totalidad, pero es un hecho que a partir de la primavera mexicana, la concepción del papel de los medios de comunicación es diferente para un amplio sector de la población.

            El resultado concreto del #YoSoy132, no se verá ni a los dos años, ni a los cinco; las acciones realizadas por los integrantes del movimiento se reflejarán en la población en un largo plazo. La reflexión política generada por la juventud mexicana funcionará como pauta de acción para futuros movimientos sociales, así como una nueva concepción de la importancia del derecho a la información.

Plática en la UAM-X sobre Tácticas de Comunicación en los Movimientos Sociales

– Activistas del #YoSoy132 y especialistas de la APPO, comparten su experiencia.

Por La Redacción

 Imagen   Mesa de invitados al foro de “El Macanazo”. De izquierda a derecha: Marcelino Nieto, Margarita Zires, Andrés Roberto González, Patricio Gordillo, Tlatoani Flores, Mariana Hernández y César Ruíz.

    En el marco del foro sobre medios libres “El Macanazo”, realizado en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, el jueves 13 de febrero, se llevó a cabo la conferencia “Tácticas de Comunicación de los Movimientos Sociales: los casos de la APPO y el #YoSoy132”, organizada por los tesistas de la carrera en Comunicación Social, Andrés Roberto González, Marcelino Nieto y Patricio Gordillo, en la que participaron como invitados de honor Mariana Hernández, Tlatoani Flores y Cesar Ruíz, quienes fueron integrantes del movimiento estudiantil; por otro lado, la Doctora experta en medios de comunicación utilizados en la APPO, Margarita Zires, brindó su aporte a los temas que se trataron.

    Durante la ponencia, los distintos actores sociales establecieron un debate y diferentes puntos de encuentro entre ambos movimientos, donde resaltaron tres ejes de partida: contextos bajo los que surgieron ambos movimientos, la subjetivación política, es decir cómo se integraron a los activistas a éstos y, finalmente, el repertorio de acción comunicativa que utilizaron las movilizaciones en su desarrollo.

    Después de que Patricio Gordillo presentó la conferencia, tomó la palabra Andrés Roberto González, para dar un panorama sobre el contexto en el que surgió la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca. Resaltó que el desacuerdo que tuvo la sociedad oaxaqueña ante la gestión de Ulises Ruíz durante su primer año de mandato y, después de la represión que sufrió el magisterio el 14 de junio del año 2006, el pueblo se levantó en protesta contra las acciones del gobernador con el objetivo principal de destituirlo.

    Margarita Zires amplió este panorama para recalcar otros factores que impulsaron la formación de la APPO, entre los que destacó el proceso de elecciones presidenciales y acciones que tuvo Ulises Ruíz en el estado, como quitar la oficinas de gobierno del centro histórico, para ubicarlas en edificios nuevos y costosos a las afueras de la ciudad. “Ulises Ruíz manda las sedes de los poderes a las afueras de la ciudad, porque su lema era ‘no marchas’, no voy a aceptar eso”, además señaló que las acciones para “embellecer” el centro histórico de la ciudad, se realizaron sin previo consenso y causó indignación en la sociedad.

    Una vez que el contexto de la APPO fue establecido, Marcelino Nieto introdujo el escenario bajo el que surge el movimiento estudiantil, con el fin de que el auditorio tuviera un punto de encuentro, recalcando que el #YoSoy132, seis años después de la movilización en Oaxaca, igualmente surgió bajo una coyuntura política electoral. Así mismo la imposición mediática y la cercana relación entre el entonces candidato Enrique Peña Nieto y el duopolio televisivo fueron otros factores claves para que el 11 de mayo de 2012, estudiantes de la Universidad Iberoamericana, enfrentaran a Peña Nieto y le gritaran consignas referentes a la construcción de su imagen.

     Ya establecido el panorama de partida en la conferencia, la dinámica fue muy ágil gracias a la oportuna intervención de los especialistas sobre ambos movimientos, logrando un debate enriquecedor, donde se notó la inteligencia colectiva que estudiantes e invitados manifestaron durante el foro. También fue importante la reflexión teórica que ofrecieron los tesistas antes de la participación de los ponentes, para que se lograra una óptima comprensión de las tácticas de comunicación de ambos movimientos.

     Uno de los temas que causó mayor controversia dentro del repertorio de acción comunicativa fue la utilización de Internet en ambos movimientos. Los invitados, a través de su experiencia, contrastaron la utilización de la red antes y después le la Web 2.0., factor que fue clave para las acciones empleadas en materia de comunicación.

    Al respecto, Mariana Hernandez, Licenciada en Historia por la Universidad Iberoamericana comentó que el espacio virtual fue fundamental para la organización de asambleas y eventos. Las redes sociales funcionaron como un mecanismo autónomo en el que se podía divulgar información que los medios tradicionales ocultaban.

    Margarita Zires, señaló la importancia que tuvo la toma de medios en el estado de Oaxaca, haciendo hincapié en la valentía de las mujeres de la Coordinadora de Mujeres Oaxaqueñas, al apoderarse de las instalaciones de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión durante 20 días.

    Cerca del término del evento, el ex integrante del #YoSoy132, Cesar Ruíz comentó que “la experiencia del 132 fue más como un movimiento en red, con nuevas premisas desde la comunicación y desde las redes sociales”, dejando en claro que el movimiento estudiantil marcó una pauta para las próximas movilizaciones sociales.

    El evento denotó, además de la comparación que puede existir en materia de comunicación entre ambos levantamientos, la coherencia de la investigación final que los organizadores del mismo están realizando. Parece que los movimientos en cuestión son incompatibles, sin embargo después de las reflexiones creadas, los asistentes pudieron observar que en ambos se emplearon tácticas de comunicación inéditas, con los recursos tecnológicos que disponían.

     Después de las aportaciones de cada uno de los ponentes, se abrió un pequeño espacio para dudas y comentarios. Acto seguido, los organizadores de “El Macanazo”, otorgaron diplomas a los participantes de la mesa y regalaron libros de la Universidad Autónoma Metropolitana. La conferencia llegó a su fin, entre aplausos y un gran aprendizaje colectivo.

Imagen             Margarita Zires, experta en medios de comunicación utilizados en la APPO, aportando sus conocimientos.

El bastión mediático de la APPO: Radio Universidad

 

Por Marcelino Nieto

 

           El 14 de junio del 2006, día en el que elementos policiales desalojaron con exceso de violencia el plantón del magisterio, igualmente fueron destruidas las instalaciones de Radio Plantón, operación estratégica que tuvo como objetivo apagar la voz de los maestros. Como símbolo de apoyo por parte de los estudiantes hacia los integrantes de la Sección XXII, alumnos de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) se apoderaron de las cabinas de transmisión de Radio Universidad, emisora que transmite a través de la frecuencia 1400 de AM.

A pesar de que la APPO surgió oficialmente el  17 de Junio, las acciones llevadas a cabo por los estudiantes fueron un indicador de lo que días después comenzaría a gestarse en el estado de Oaxaca. Por primera vez, el eterno conflicto entre la Sección XXII y el gobierno del estado comenzó a involucrar a más participantes, que conscientes de las demandas del sector, aunado a la defectuosa administración de Ulises Ruíz, comenzaron a crear un ambiente de desacuerdo social  en el estado.

            Radio Universidad comenzó siendo un espacio abierto al que la sociedad oaxaqueña acudía a externar demandas, inconformidades y anécdotas de lo ocurrido el 14 de junio en el centro histórico. Prácticamente Radio Universidad tomó la estafeta y sirvió de relevo a Radio Plantón para cubrir “en vivo” las reacciones inmediatas  del conflicto.

            Debido a las circunstancias sociales que se vivían en la entidad, la emisora universitaria pasó de ser una estación cultural, en la que únicamente se tocaban temas competentes a la UABJO, a enfocarse, en un principio, a externar las demandas y los principios de la APPO, con el fin de lograr la mayor integración social posible.

En un inicio, los medios de comunicación comerciales, ocultaban y minimizaban el movimiento emergente, por lo que éste tuvo que encontrar la forma de visibilizarse y optó por la vía mediática para posicionarse en el espacio público.

Radio Universidad, durante el año 2006, tuvo dos momentos en los que cumplió funciones distintas. La primera etapa, que abarca del 14 de junio al 8 de agosto, la emisora desempeñó el papel de externar las demandas del pueblo y de mostrar en qué consistía la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, ya que para los medios hegemónicos, no existía el movimiento.

            El 8 de agosto del 2006, el gobierno, al ver que Radio Universidad estaba siendo de mucha utilidad para el desarrollo de la APPO, por medio de estudiantes infiltrados mandó arruinar con ácido el equipo con el que la estación transmitía su señal. A partir de este momento la frecuencia universitaria permaneció inactiva aproximadamente 2 meses, tiempo que fue utilizado para rehabilitar los transmisores y a mediados de octubre reiniciar transmisiones, pero ahora con un papel totalmente distinto.

            Debido a que a esas alturas del movimiento, la violencia se manifestó de forma generalizada, tanto por los grupos de paramlitares, como por las acciones de la Policía Federal Preventiva (PFP), Radio Universidad se vio en la necesidad de operar de forma diferente. Un claro ejemplo, se llevó a cabo el 2 de noviembre, cuando la PFP intentó desalojar las barricadas que se encontraban a los alrededores de Ciudad Universitaria, al igual que las instalaciones de Radio Universidad.

            “Querían desalojar Radio Universidad, porque ya habían desalojado las otras estaciones y querían desalojar la única que quedaba, es por eso que la gente se volcó y fue el enfrentamiento. En el plantón todos teníamos nuestro radio y estaba cubierto segundo a segundo, minuto a minuto, no dormíamos escuchando la radio”, afirmó la integrante de la APPO, Martha López, con respecto a los hechos del 2 de noviembre.

Ese día la emisora radiofónica funcionó para coordinar y organizar la defensa de la UABJO. A finales de octubre, debido a las circunstancias, la función de Radio Universidad ya no consistía en brindar un mensaje hacia el exterior del movimiento, sino que se convirtió en una especie de base de mando, que con un gran poder de convocatoria, fue parte fundamental en la defensa del bastión mediático del movimiento.

La contingencia de los hechos hizo que Radio Universidad desempeñara papeles diferentes. En un principio apeló a la conformación y unión del movimiento, y en segunda instancia operó en un sentido más organizacional, generando una dinámica de autocomunicación entre los integrantes de la APPO, para resistir los ataques del estado.

Los acontecimientos del 29 de octubre son catalogados por los activistas como una “victoria histórica”, ya que con sus propios recursos lograron repeler a los elementos de la PFP. Y Radio Universidad asumió un papel protagónico en la defensa de la autonomía universitaria.

 

640_radio-universidad-nov06

Aspecto de Radio Universidad durante el conflicto
Fotografía tomada de: http://www.elenemigocomun.net

Un Bosque “con son”.

Por Andrés Roberto González

     A una semana de que se publicara en Youtube el video “YOSOY132. UN SON PA’ LA REVOLUCIÓN. MARCHA 23/05/2012 OFICIAL”, ya contaba con más de 30 mil visitas. Hoy, el video ha sido reproducido más de 83 mil veces. Compartido por primera vez, el 24 de mayo de 2012, con la descripción de “Frente a Palacio Nacional, un grupo de músicos improvisan una canción mientras miles de estudiantes inundan las calles del Distrito Federal con sus protestas”, cuenta con más de 400 comentarios y más de mil likes.

     Finales del año 2013. Lugar de la cita: un pequeño café cerca del metro Eugenia, en la Ciudad de México. Ahí me reuní con Bosque, activista por convicción, simpático y directo. Iniciamos una charla con la finalidad de que me contara sus experiencias e impresiones del movimiento #YoSoy132. Con Alegría, me narró de forma detallada, cómo se integró y la manera en que se volvió partícipe de éste.

     Bosque David Iglesias Guzmán, se definió de perfil inquieto, simpatizante de las movilizaciones sociales, y después de los hechos ocurridos el 11 de mayo de 2012, en la Universidad Iberoamericana, cuando cientos de estudiantes acorralaron al entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto, en un baño de las instalaciones del colegio, gritando consignas como “Atenco no se olvida”,  se entusiasmó el activista y salió a las calles. “Dije, ¡órale, vamos con ellos! Entonces, de inicio me causó mucha simpatía eso, y los acontecimientos como se fueron dando me fueron entusiasmando más”, recordó Bosque.

     Afirmó que tras la emergencia de nuevos actores protagónicos que nunca antes se habían visto en las calles, como jóvenes de escuelas particulares, saltando al espacio público para expresar su posicionamiento crítico, participó en este movimiento social bajo una consigna que el mismo Bosque se impuso: “Me toca ser participante externo, ser muy respetuoso de su proceso organizativo y asistir a sus convocatorias con todo el entusiasmo, pero sin intentarme meter a la parte organizativa”. Esta manera de articularse con el movimiento, era porque Iglesias Guzmán había dejado la universidad años atrás, y sentía que la movilización tenía una naturaleza estudiantil.

     Sin embargo, la marcha del 23 de mayo de 2012, fue especial. Bosque dice entre risas, que su participación en las movilizaciones era la de ser “gritón”, llevar mantas que él mismo hacía, con pocas palabras pero que transmitieran un mensaje fuerte. “Una de las primeras mantas que hice y a la que le tengo mucho gusto es `Porque la libertad no se compra en Meras tiendas, estudiantes en pie de lucha´”.

     Además, recordó que siempre intentó imprimirle a las marchas un sello lúdico y “carnavalesco”, con la intención de que las movilizaciones invitaran a la gente a integrarse, y no generaran, en cambio, miedo o repulsión. Dijo Bosque David: “O sea, yo escucho a una banda de guerra y mejor me alejo, pero escucho una batucada, y sí me dan ganas de ir a bailar”.

     Esta imagen de carnaval, fue la que transmitió a la gente en aquella movilización el 23 de mayo. Después de enterarse de la convocatoria de la famosa “Marcha Anti-Peña”, Bosque pensó en que se haría una acampada como en España. Preparó su mochila con cambio de ropa, casa de campaña, plumones, libros, comida enlatada, e instrumentos musicales. “Si nos vamos a quedar en la noche, pues vamos a echar el baile, ¿No?”, me contaba el entrevistado con una sonrisa en el rostro.

     Quedó de reunirse con sus amigos en la Estela de Luz, donde había demasiada gente participando en la movilización, y la señal de los celulares no estaba disponible, por lo que no podía localizarlos. Notó que mucha gente comenzaba a abandonar la Estela para dirigirse hacia el Monumento al Ángel de la Independencia, ubicado sobre Paseo de la Reforma en el centro de la Ciudad de México. Sin entender el por qué dejar la Estela de Luz, Bosque se fue hacia el Ángel cargando la pesada mochila y los instrumentos musicales. Llegando al monumento, saludó a varios conocidos y se percató que ya tenía señal en el celular, así que llamó a su amigo. La conversación, según nos narra, fue algo así:

Bosque (B): – “Oye, ¿dónde están? Estaba en la Estela, no los vi y me moví al Ángel” –

Amigo (A): – “¡Vamos rumbo a Televisa!” –

B: – “¡Qué, qué!” –

A: – “Si, nos vamos todos en marcha a Televisa” –

B: – “¿Pero quién dijo marcha?” –

A: – “No sé, pero ya vamos en camino” –

B: – “No mames, era un diálogo, pero bueno okey, aguanten, voy para allá” –

     Esta conversación que Bosque recordó con mucho afecto, y toda esa organización que más bien parecía no organización, nuestro entrevistado la definió como locura. La aventura de ir cargando todas las cosas pesadas que llevaba, lo hizo pensar que “parecía Santa Claus con el costal”. Por si fuera poco, camino a Televisa, decide llamar de nuevo a su amigo, para que éste le dijera su ubicación exacta. La sorpresa fue que la marcha ya iba hacia el zócalo del Distrito Federal. “Hijos de su madre, son un desastre. Bueno, voy para el zócalo. Camínate de la Estela de Luz al zócalo, cargando todas esas cosas, innovando rutas para apurarme”, recordaba el activista.

     Cuando por fin encontró a sus amigos, Bosque ya había escuchado una asamblea  con muchos jóvenes participando que él no había visto en marchas anteriores, lo que le hacía pensar que el movimiento iba por buen camino, pues cada vez más gente se integraba a la causa. De pronto, estudiantes del Centro de Estudios Cinematográficos de la UNAM (CUEC) y del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), se acercaron a los amigos de Bosque para decirles si podían interpretar de nuevo el son que habían  cantado durante la marcha para que los grabaran. Pues durante la manifestación, los colegas de del activista se la pasaron improvisando versos que le explicaron antes de comenzar la grabación.

 “Me dicen `como va, es un collage´. El estribillo, me pareció malo, decía `No más, no más, mentiras ya no más… el arte va pa´lante, la tele va pa´ atrás, si quieres, si puedes, si no ya lo verás, Enrique Peña Nieto presidente no serás´[…] lo cantamos. Entonces echamos un collage maravilloso ahí, tres amigos de la Nacional de Música, una amiga que no sé de dónde es, ni me acuerdo, o sea, ni me sé bien su nombre, y yo en el marimbol, en la esquinita del zócalo echamos  eso. Con una lamparita iluminándonos, con la cámara de estos chavos del CUEC. Yo improvisé dos versos ahí, al aire… `Bonita primavera tiempo de florecer, compartiremos libros, tumbaremos a Elba Esther´ y esa si la cumplimos (risas). Y otra fue, `No quiero que regresen las mismas ratas de antes, construye un mundo nuevo junto a los estudiantes´ y el estribillo estuvo muy animado, muy bonito. Se acaba eso, se acaba la asamblea, nos vamos en el metro y ahí voy platicando con mis amigos, un poco así pasó.”

     La sorpresa llegó días después, cuando Bosque abre su Facebook y se encuentra con decenas de links que lo llevaban a ver el video ya editado en Youtube, que había tenido una respuesta impresionante, y que tenía miles de reproducciones. En efecto, el video fue un éxito. El son que presentan Bosque y sus amigos, con la mano de los estudiantes de cine, es muy contagioso, alegre, bailador.

     Bosque toca con un grupo musical que intenta ser serio, así me lo contó. Y, cuando han subido sus videos a la red, consideran el triunfo de éste después de los 300 views. El video del son que improvisó el 23 de mayo del año 2012, a dos semanas de haber sido publicado, tenía más de 60 mil visitas. Ante la fama obtenida, mucha gente ubicó a Bosque y lo saludó en las calles, en las marchas. Sin querer, ganó un protagonismo que no quería. La música también es un medio de comunicación. Y más si se publica en la red. El son de Bosque y sus amigos, fue otra táctica de comunicación del movimiento social #YoSoy132.

     Incluso me confesó que llegó a tener algunos problemas en su trabajo por el perfil que podía generar en la empresa donde labora, o que su imagen fuera descalificada. Sin embargo, la motivación porque el movimiento fuera creciendo día a día, con este tipo de creatividad, de apoyo estudiantil y de la sociedad en general, e incluso surgiendo nuevas “cumbias” y ritmos en las marchas, es algo que Bosque David jamás olvidará, y tuve la oportunidad de que me lo narrara, entre risas, bromas y un café.

Comida privada con ex integrantes de la Coordinadora de Mujeres Oaxaqueñas (COMO) Parte 2

Por Marcelino Nieto

Canal9 mujeres

Mujeres oaxaqueñas transmitiendo desde Canal 9
Foto tomada de http://www.justiciaparaoaxaca.net

        Al sentarnos en la mesa para degustar los platillos tradicionales, las demás comensales comenzaron a escuchar la plática que sosteníamos con Itandehui y Vicky acerca de lo ocurrido en el 2006, por lo que las demás mujeres, que igualmente habían sido parte de la Coordinadora de Mujeres Oaxaqueñas (COMO), se entusiasmaron a tener participación y a aportar anécdotas a la discusión.

       Es así que, al retomar la primera parte de esta publicación, durante el transcurso de la “marcha de las cacerolas”, las protestantes deciden dirigirse al Canal 9 con la intención de demandar un espacio al aire de media hora, pero al llegar a las instalaciones de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión (CORTV), después de encarar a la directora del canal, las condiciones se presentaron para que la toma de los medios durara más de lo contemplado inicialmente.

       El día primero de agosto de 2006 será recordado por todo el pueblo oaxaqueño como el día en el que las mujeres demostraron su poder tanto de organización, como de acción, al dejar de lado su rol de mujeres en una sociedad llena de prejuicios culturales, como lo es la mexicana.

        Itandehui señaló que la transmisión fue un hecho que se llevó a cabo gracias a la participación de la sociedad, quienes hablaban a las cabinas de operación e instruían a las mujeres de cómo utilizar el equipo televisivo. Igualmente algunos de los operadores, empleados del canal, decidieron quedarse para ayudar en la causa femenina.

         Desde su casa, Vicky, una de las participantes de la marcha previa a la toma del canal, esperaba ansiosa el inicio de la transmisión, ya que al observar las barras en la señal del Canal 9, sabía que sus compañeras habían logrado el propósito de ingresar a la televisora. “En el momento en el que vi a las compañeras  realizando la transmisión se me llenaron los ojos de lágrimas al ver al verdadero pueblo frente a las cámaras, señaló Vicky con gran entusiasmo.

          La imagen proyectada por la mujeres en la pantalla era inédita, ellas representaban al pueblo y tanto la estética como el contenido del Canal 9, cambiaron por completo los estándares de la televisión convencional. Tal hecho hizo que un sector de la ciudadanía oaxaqueña etiquetara a las protagonistas de “indias, mugrosas, nacas” entre otros adjetivos de carácter peyorativo por lo que Itandehui menciona que “entre más nos decían este tipo de cosas, nosotras sabíamos que lo que estábamos haciendo era lo correcto”.

        Sin importar los comentarios que un sector minoritario de la sociedad emitía, el objetivo principal de tomar los medios de comunicación era el de presentar la situación que el estado de Oaxaca vivía en ese momento, así como crear conciencia política del por qué había iniciado dicho movimiento, por qué la sociedad estaba en contra de Ulises Ruíz y por último, mostrar las condiciones en las que vivía el pueblo oaxaqueño.

           Itandehui comenta al respecto que “los medios apabullaban al magisterio, casi por lo regular quisieron ver que el asunto era propiamente del magisterio y jamás le dieron cabida a que realmente ya era un movimiento del pueblo, no solo de los maestros”

            La cultura originaria del estado de Oaxaca, en ese momento funcionó como herramienta política para irrumpir en el espacio público y demostrar que el verdadero pueblo del estado del sur de la república tenía capacidad para ejercer el poder de la palabra y así denunciar todas las injusticias que eran percibidas por la ciudadanía.

               Es así como las mujeres se dieron cuenta de la importancia de los medios de comunicación en los movimientos sociales, y durante 20 días transformaron un canal que fungía como medio propagandístico del Estado a pertenecer en todas sus dimensiones al pueblo oaxaqueño.

           Hoy en día las fundadoras de la COMO, se reúnen frecuentemente en distintos actos políticos, pero representando al colectivo Mujer Nueva, ya que un tanto decepcionadas, dejaron de formar parte de la organización que ellas mismas fundaron en el 2006.

Ataque a las instalaciones de Radio Plantón en junio del 2006

En palabras del maestro Sansón Jiménez

  Por La redacción

       En entrevista con Sansón Jiménez, fundador de Radio Plantón, describió los eventos ocurridos el 14 de junio de 2006 cuando elementos de la Policía Federal Preventiva desalojaron las instalaciones de la emisora ubicada en las inmediaciones del Zócalo de la ciudad de Oaxaca, este acto fue consecuente al desalojo de los integrantes de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que desde el 22 de mayo DE 2006 se encontraban en plantón para exigir aumentos salariales, así como mejores prestaciones.

       Radio Plantón, antes del momento álgido de la protesta EN 2006 había funcionado como un medio de comunicación a través del cual se daba a conocer toda la información referente al magisterio del Estado de Oaxaca, es por esto que el instante en el que la fuerza del Estado entra a la Ciudad de Oaxaca, las instalaciones de la emisora se convierten en objetivo clave del operativo.

        Antes del ataque, los operadores de Radio Plantón fueron advertidos del operativo que llevaría a cabo la fuerza estatal: “ese día ya nos habían dicho que nos iban a desalojar, había habido amagues por parte de la  Policía Federal”, afirmó Sansón Jiménez.

        La transmisión de los sucesos ocurridos se llevó a cabo hasta las cuatro horas, cuando elementos de la Policía Estatal llegaron a la emisora y destruyeron parte del equipo de transmisión, hasta tal acontecimiento la programación fue interrumpida para dar a conocer algunas medidas que se debían tomar al ser atacados con gas lacrimógeno, balas de goma y otras acciones coactivas tomadas por el Estado: “estábamos transmitiendo qué es una represión, qué  hacer al momento de una represión, decíamos como cuidarse porque mucha gente salía asustada en lugar de ser sensatos”, declaró el fundador de Radio Plantón.

          Después de estos sucesos, Radio Plantón salió del aire y jóvenes de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca tomaron Radio Universidad con el objetivo de seguir transmitiendo lo ocurrido el 14 de junio en el centro de la ciudad, hecho por el cual surgió la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).